Librería
Español

Una esposa para el viudo millonario

46.0K · Completado
Evelyn Romero
41
Capítulos
28.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Edgar Walker, es un millonario viudo con mucho prestigio, él necesita encontrar a una nueva esposa para cumplir con el papel de madre para sus dos pequeñas hijas. Lauren es joven, y es elegida como su esposa. Ahora ella tendrá que cumplir con su deber y convertirse en madre repentinamente. A pesar que Edgar es un poco mayor y que tiene un carácter frío, ella no podrá evitar sentir amor por él. Edgar, se sentirá atraído por la encantadora personalidad de Lauren, esto provocará que su corazón sienta algo mucho mas fuerte por ella de lo que se esperaba ¿Podrán convertir su matrimonio en algo más que un simple deber ?

SEXOEmbarazadaMatrimonioSegunda Chance Matimonio por ContratoDulceUna noche de pasiónHistoria Picante

Capítulo 1

Narra lauren

Mi padre estaba actuando de forma extraña durante la cena. Seguia mirándome como si estuviera a punto de decir algo pero nunca lo hizo.

Cuando terminé con la cena, esperé marcharme para seguir con la pintura que había comenzado. Ahora que había terminado la escuela secundaria, había estado usando mi tiempo libre para mejorar mis habilidades de pintura.

—Hija—me llamó. Luego se aclaró la garganta—. Tenemos que hablar contigo.

—Está bien—dije.

—Te hemos encontrado un esposo—me actualizado.

Me quedé sorprendida. No es que no esperara casarme pronto, pero dada mi edad, esperaba que me involucraran en el proceso de encontrar a mi futuro esposo.

—¿Quién es él?—pregunté. Él evitó mis ojos.

—¡Es Edgar Walker!— se adelantó a decir mi madre sumamente emocionada.

Mi boca se abrió. El señor Walker había perdido a su esposa en un accidente y ahora él solo debía criar a sus dos hijas pequeñas.

—Él es mucho mayor que yo—dije finalmente.

—Solo por unos años. Es un hombre en su mejor momento —advirtió mi madre.

—¿Por qué me quiere?—pregunté. Ni siquiera lo habia conocido. Él no me conocía. Y lo que era peor: no tenía ni idea de cómo criar a dos niñas menores.

—Eres un Jones. La union de dos familias importantes siempre es deseable— dijo mi madre.

Miré a papá, pero él estaba mirando su copa de vino.

—¿Cuándo?— preguntó. Dada la emoción de mi madre, todos los detalles ya deberían haber decidido.

—Tres semanas— respondió, no me extrañaba que la boda fuera tan pronto, seguramente él tenia prisa en tener una mujer con la cual pudiera cumplir con su papel de madre y esposa. Luego mi madre sonrió y se puso de pie—. Será mejor que empiece a buscar un lugar. Este será el evento del año—agregó. Me dio unas palmaditas en la mejilla como si yo fuera una linda mascota que le hubiera ganado un trofeo en una exposición. Al darse cuenta de mi expresión agrícola, frunció el ceño—. No estoy seguro de que Edgar apruebe tu mal humor o tu forma descuidada de vestir—añadió. A ella nunca le gustó mi forma de vestir, que generalmente consistía en Jeans y camisetas, para la sociedad en la que vivíamos vestir bien y elegante era una regla.

—Se ve bien, Carol—dijo mi padre con firmeza.

—Se ve bonita y joven, no aumentó ni femenina—contraatacó.

—Si el señor Walker quiere una dama, debería dejar de robar cunas—murmuré.

Mi madre jadeó, poniendo una mano sobre su corazón como si yo sola la llevara a una tumba prematura. Mi padre trató de disimular una risa tosiendo. Pero ella lo vio con enojo.

—Siempre te dije que fueras más estricto con ella—le dijo. Se dio la vuelta y se fue.

Mi padre suspiró. Me dio una sonrisa cansada.

—Tu madre solo quiere lo mejor para ti.

—Ella quiere lo mejor para nuestra posición. ¿Cómo es bueno para mí casarme con un hombre mayor papá?

— Ethan no es tan viejo, hija. Sólo tiene treinta y tres años. Es atractivo para las mujeres, en especial para los jóvenes y se ve muy bien todavía. Tiene buena genética—agregó. Di un repaso mental, no lo conocía en persona. Solo lo había visto una vez hace un par de meses en una revista que estaba abierta en la mesa de la cocina, a decir verdad no estaba tan mal—.Vendrá a conocerte mañana—informó —¿Mañana?—dije sorprendida

.

Mierda. No pensé que sería tan pronto. No pude dejar de preguntarme como seria él en persona. Sin embargo, lo que estaba claro que había una enorme diferencia de edad. Él tenía treinta y tres años y yo diecinueve.