Librería
Español

Se hizo rica tras el divorcio

650.0K · En curso
-
567
Capítulos
46.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Antes de divorciarse, la abandonó como a un par de zapatos gastados. "Este es el acuerdo de divorcio, ¡ya puedes irte!" Tras el divorcio, descubrió de repente que su antigua esposa, inculta y coqueta, se había vuelto guapa y segura de sí misma. Actriz de primera fila, jefa internacional de diseño de joyas, misterioso cerebro detrás de una poderosa empresa, hacker de renombre mundial... Sus pretendientes son infinitos. General Todd: "Cheyenne será mi futura esposa. ¡Quien se atreva a tocarla se enfrentará a mi ira!" El mejor abogado: "¡Cheyenne es mi ley!" Ídolo superior: "Mientras Cheyenne dé la orden, ¡haré cualquier cosa por ella sin rechistar!". Su ex marido que quiere reconciliarse: "Cariño, me equivoqué. Me esforzaré por mantenerte a partir de ahora". Cheyenne se rió con incredulidad: "Aléjate de mí, imbécil". Su ex marido se despertó de nuevo con miedo. ¡Hoy es otro día de pedir perdón a su mujer!

románticasDulceCastigoComediaMatrimonioFelicidadVenganza multimillonarioCEO

Capítulo 1: Ya no es la Señora Foley

La Villa Foley en Akloit.

Delante del espejo había una mujer vestida con un camisón blanco de algodón que le llegaba hasta las rodillas, revelando unos brazos hermosos y unas piernas esbeltas.

Su pelo castaño contrastaba con su rostro pálido; los ojos, antaño brillantes, carecían de su juvenil resplandor en este día que marcaba el 1162º día desde que se casó con Kelvin Foley.

Durante más de tres años, Cheyenne Lawrence fue nominalmente la "señora Foley", confinada en esta fría mansión, esperando el ocasional regreso de su esposo.

Al pensar en esto, de repente se rió de sí misma.

¿Cuánto valor tenía en aquel entonces para pensar que podría calentar a Kelvin, ese hombre testarudo y duro de corazón?

Una sirvienta se acercó a ella con un vestido en la mano, sus ojos estaban llenos de frialdad y desdén.

"Señorita Lawrence, el señor Foley volverá pronto. Debería ponerse esto para recibirle".

Aquí nadie la reconocía como "señora Foley", ni Kelvin ni los criados de la casa.

Cheyenne era como una persona no deseada a la que despreciaban profundamente.

Tomó el vestido largo negro, y se vistió como una exquisita y noble princesa sentada obedientemente en el sofá, esperando la llegada de aquel hombre.

Entonces le pediría el divorcio.

Sí, su matrimonio llegaba este día a su fin porque aquella mujer había regresado.

Cheyenne se miró en el espejo y de repente esbozó una sonrisa encantadora. Al fin y al cabo, era su último día como "señora Foley".

Sacó un pintalabios de su bolso y se lo aplicó mientras se miraba en la pantalla del teléfono.

Parecía un hada.

Al otro lado de la puerta se oían pasos pesados, pero rítmicos; cada paso parecía tirar de la fibra sensible de Cheyenne.

A pesar de sus pocas visitas en los últimos tres años, Cheyenne pudo reconocerlo de inmediato. Era él.

"¡Bang!"

La puerta de cristal se abrió con fuerza, y el viento otoñal trajo consigo una ráfaga de hojas muertas que aterrizaron junto a los lustrados zapatos de cuero del hombre.

Él las pisó sin vacilar.

Al levantar la vista, vio sus largas piernas enfundadas en unos pantalones de traje negros que acentuaban su estatura alta y delgada.

Tenía un rostro capaz de cautivar a cualquiera: Rasgos afilados y ojos profundos y oscuros como un abismo helado. Ahora mismo, esos ojos estaban llenos de ira y la miraban fijamente.

Su mirada era tan fría como la nieve invernal.

Pero ella se había acostumbrado a su mirada y simplemente sonrió con indiferencia.

"Cheyenne, ¿por qué te entretienes? Acordamos firmar los papeles del divorcio", le ladró mientras caminaba hacia ella. Le agarró con fuerza la delicada barbilla entre los dedos, y le dolió.

Los ojos se le llenaron de lágrimas, pero Cheyenne se negó a mostrar debilidad ante él. Sonreiría aunque tuviera que apretar los dientes.

"Mi querido esposo", dijo ella en voz baja, pero con indiferencia, "¡estás siendo demasiado impaciente! Sólo necesitaba algo de tiempo para maquillarme".

Ante esta respuesta, él le soltó bruscamente la barbilla antes de marcharse sin decir una palabra más.

Como si hubiera tocado algo sucio, sacó un pañuelo blanco del bolsillo de su traje y se limpió cuidadosamente los dedos nudosos. Cheyenne se estremeció al verlo.

Sentía tanto frío que el escalofrío que sintió casi la dejaba sin aliento.

"¡No me llames así, no eres digna!". La miró como un demonio sediento de sangre en la noche oscura.

Cheyenne se lamió los labios rojos y los curvó en una elegante sonrisa. Su voz amarga resonó: "Sí, no soy digna".

Sus delicadas manos se cerraron en puños a ambos lados de sus muslos, dejando profundas marcas al dejar que sus uñas se clavaran en sus palmas. Pero este dolor no era nada comparado con el uno por ciento de lo que Kelvin le había infligido.

Respirando hondo para calmarse, Cheyenne se recogió la cola del vestido, se levantó y dijo en voz baja: "Pero mientras no hayamos completado los trámites de divorcio, sigo siendo tu esposa".

Al oír esto, la ira del hombre se intensificó como si quisiera ver a través de cada centímetro del cuerpo de Cheyenne.

"¿De verdad te hacen tanta falta los hombres? Si tanto lo deseas, divórciate obedientemente. Te daré diez u ocho sustitutos", se mofó.

¡Ja! Para librarse de ella, estaba dispuesto incluso a darle otros hombres.

A Cheyenne le dolió el corazón. Probablemente lo decía porque no la quería en absoluto.

Ella se volvió con una sonrisa relajada en la cara y fingió estar alegre mientras contestaba: "Claro, gracias. Me gustan los suaves".

A cambio, el disgusto de Kelvin se hizo aún más profundo mientras se mofaba: "¡Sinvergüenza!".

La sonrisa de la mujer se acentuó.

Pero nadie sabía la decepción que se escondía tras esa sonrisa cuando se dio la vuelta.