Librería
Español

Perfecto Destino

45.0K · Completado
Lady Vivian
31
Capítulos
430
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Libro 2 de la trilogía "HERMANOS IVANÓV" Impulsivo, Rebelde y problemático, pero protector de sus seres queridos así es Edrik Ivanóv. Durante su juventud tuvo que enfrentarse ante la muerte de sus padres y su novia . Su vida transcurre en problemas, carreras y peleas clandestinas terminando una noche mal herido siendo salvado y auxiliado por una chica con la cuál termina involucrado sin siquiera imaginar lo que esto desataría. Colocando de cabeza su mundo, desatando una lucha entre sus demonios, sus sentimientos y tocando lo más profundo de su corazón, haciéndolo ir en contra de sus pensamientos y su herido corazón.

RománticoDulceUna noche de pasiónSEXOAmor a primera vista CastigoSeductorArroganteNovela Juvenil18+

Capítulo 1 : Edrik Ivanóv

Cuando la mayoría de los recuerdos de mi niñez son bastante traumáticos, me ha sido difícil llevar una vida normal y desenvolverme con las personas que me rodean.

Mi padre nos abandonó a mi madre y a mi cuando apenas yo tenía cinco años. Mi madre empezó a beber volviéndose adicta al alcohol hasta que decidió probar algo más fuerte y caer en las drogas.

Con el pasar del tiempo fue empeorando y entonces fue diagnosticada con demencia y problemas del corazón cuando tenía alrededor de 17 años.

Mi tío al ser el único familiar de nosotras y yo ser aún una chiquilla, le entregaron su custodia enviándola a un hospital psiquiátrico y haciéndose cargo de mi.

Mi mayor pesadilla empezó ese mismo día cuando mamá fue alejada de mi , en ese momento mi vida se convirtió el mayor de los infiernos al mi tío empezar a abusar sexualmente de mi.

Pese aquel infierno y los obstáculos que el me ponía, finalmente pude terminar la preparatoria con la más alta calificación y así poder aplicar a una beca en una de las universidades más importante de medicina .

Luego de cuatro años de carrera universitaria hace un año pude entrar hacer mi residencia en el hospital  NewYork-Presbyterian uno de los hospitales más importantes y prestigiosos de la ciudad.

—Señorita Benson , tenemos un código 5 entrando por la puerta de urgencias en este momento.

Corro rápidamente a dónde me indica, la puerta se abre entrando los paramédicos con un hombre mayor en ella .

—Paciente de Setenta años ,  ahogo por inmersión sufrió un paro cardiorrespiratorio bajando de la ambulancia.

—Desfibrilador externo automático —La enfermera me lo entrega —. Despejen el área.

Retiro la tapa y automáticamente se enciende , coloco las almohadillas adhesivas sobre su pecho, empieza a dar información sobre él ritmo cardíaco y empieza a liberar descarga eléctrica estabilizando nuevamente al paciente.

Empiezo a revisarlo y cuando me cercioró que finalmente esta estable suspiró alivianada .

—Llévenlo al puerto tres camilla siete , enseguida mando a la enfermera hacerle algunos exámenes, ¿Tienen información de algún familiar?

—Encontraron sus pertenencias a un lado del lago dónde fue encontrado —Me entrega una cartera forrada en  plástico —. Al parecer su intención era quitarse la vida .

—Gracias, enseguida nos contactamos con algún familiar.

—Suerte doctora Benson , seguimos trabajando.

Se marcha saliendo con su compañero y suspiró.

—Cada día me asombras más Mikaela, eres una excelente residente capaz de manejar cualquier situación.

—Gracias doctora Adela.

—En quince minutos tenemos reunión en el  salón de  descanso para dar algunos comunicados .

—Allí estaré enseguida.

Se marcha , me acercó a la central de enfermería llenando la hoja de información del paciente con sus datos , le encargo a una enfermera hacerle algunos estudios y exámenes y me marchó llegando rápidamente al salón de descanso.

—¿Sabes para que es la reunión? —Musita a mi lado Patricia.

—Dará algunos comunicados, seguramente sobre nuestras guardias.

Efectivamente la reunión empieza y nos reasignan un médico y un área dónde trabajar .

—Señorita Benson, usted será la encargada de residentes en él área de urgencias, finalmente me siento segura y confiada de asignarle una responsabilidad cómo está.

—Muchas gracias doctora.

—Otro anunció que quiero hacerles es que hoy se ha sumado a este grupo de residentes un estudiante de otra universidad.  señor Ivanóv, adelante .

Escucho murmullos , hasta ver a un chico de gran estatura a su lado . Cabello negro espeso , cejas pobladas, labios carnosos y una mirada enigmática, pero sensual.

Por lo poco que se puede ver debajo de su bata e uniforme sobresalen tatuajes en su cuello y manos. El resto de chicas no paran de mirarlo y murmullar ante su helada mirada.

—El señor Ivanóv esta retomando su residencia luego de hacer parte de ella en Londres, les pido lo ayuden a familiarizarse con el equipo que ya hemos formado durante este tiempo.

La doctora Andrea da por terminada la reunión, el chico sale acompañado de ella y detrás de él van algunas residentes .

—Parecen avispas revoloteando sobre miel —Musito divertida —. ¿Has visto como han quedado prácticamente sobre él ?

—Pues esa miel luce muy deliciosa —Musita Divertida —. Nunca antes había visto un chico tan atractivo e imponente cómo él.

—¿Acaso Leonardo no es atractivo?

—Lo es , es mi novio y lo amo pero sin duda este nuevo residente es todo un bombón , ¿O me vas a decir que no te pareció atractivo?

¿Me pareció atractivo?

—Pues es guapo eso no lo puedo negar, pero no me pareció la gran cosa.

—A veces se me olvida que para ti ningún hombre es demasiado —Rueda los ojos —. ¿Segura te gustan los hombres? , estoy por creer que te gustan las  chica y no estoy en contra de ello, pero al menos admítelo.

Sonrió y niego ante su comentario.

—Sabes que no cualquier hombre va hacer que caiga en sus encantos , además no tengo tiempo para pensar si el nuevo residente es atractivo o si me interesa un chico , mis prioridades son otras.

—No todo puede ser el hospital y las guardias Mika, debes divertirte.

—Olvidemos el tema y mejor sigamos en nuestra guardia.

Regresamos a nuestra rutina , durante el resto de la tarde las demás residentes no hacen más que acercarse a él de una o otra forma mientras que él simplemente las ignora o se aleja tratando de atender a los pacientes en compañía de la doctora Adela .

Nuestra guardia finalmente concluye  y es hora de ir a casa a descansar.

—¿Qué harás esta noche?

—Dormir, si mi tío me lo me permite hacerlo con tranquilidad.

—Deberías de dejar de vivir con ese hombre Mika , en mi casa siempre habrá un lugar para ti sin problemas.

—Lo sé Patricia, pero no quiero ser una carga y sobre todo no quiero dejar de estar cerca de mamá, si me voy no me dejará verla más nunca .

—Lo sé ¿Cómo esta ella?

—Su demencia cada vez es peor y deben suministrarle una dosis de medicamentos más fuertes .

Me mira con tristeza y toma mis manos acariciandola.

—Te admiro mucho , ¿Lo sabes verdad?

—Por supuesto —Le sonrió —. Gracias por estar allí para mi siempre.

—No me debes agradecer nada boba —Ríe —. ¿Te gustaría salir esta noche?

—¿A dónde?

—Leonardo irá a ver una de esas peleas clandestinas a la cuál le gusta asistir y me pidió ir acompañarlo, pero ese tipo de cosas no me agradan .

—Y quieres ir para darle gusto, pero quieres que vaya hacerte compañía para no aburrirte , ¿Cierto?

—Completamente —Me da una mirada desesperada —. Por favor vamos, ¿Si?

—Está bien, pero debo ir a casa por ropa y si mi tío se entera que saldré es capaz de hacer todo lo posible para que yo no vaya.

—No vayas a tu casa, vamos a la mía y te presto algo de ropa para ir, al regresar te quedas descansando conmigo y ya mañana te vas a tu casa en la tarde, al final no tenemos guardia hasta pasado mañana .

—¿Y si me pregunta dónde estaba?

—Te quedaste doblando turno , al final es tu tío no tu padre Mika y tú ya eres bastante mayor como para dar explicaciones , anda —Toma mi mano —. Por favor vamos, por favor ¿Si?

Ruedo los ojos y suspiró. Es imposible decirle que no a esta mujer y más cuando se pone en estos planes a rogarme con ojos de corderillo.

—Esta bien , pero si pasa algo tú tendrás la culpa .

—No ocurrirá nada, ya lo verás.

—Solo espero no terminar metida en líos o peor aún en una estación policial...