Librería
Español

Papá, el médico milagroso

657.0K · En curso
-
578
Capítulos
13.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Traicionado por su ex esposa y con su hija gravemente enferma, Lachlan Willis está perdido hasta heredar el legado del dragón divino. A partir de entonces, se transforma en un médico milagroso y conmociona al mundo. "¡No puedo caer porque detrás de mí están todas las personas que me importan!"

Venganza TraicónPoderosoMisterioSociedad

Capítulo 1 Papá da el primer paso

"¡Papá, me duele! Me estoy muriendo..."

"No voy a recibir el tratamiento, ¿de acuerdo?"

"No quiero volver a sentirme herido así. No quiero que gastes más dinero en mí".

"¿Puedes llevarme a casa? Quiero irme a casa... realmente quiero irme a casa..."

Dentro de la sala de la UCI, yacía un cuerpo diminuto. La otrora delicada y encantadora carita estaba tan pálida como el papel, pero la sangre seguía manando de la boca y la nariz, ¡¡¡con manchas de hemorragia por todo el cuerpo!!!

¡Una pequeña mano, usando toda su fuerza, agarró la mano de Lachlan Willis con grandes ojos llenos de dolor y renuencia a dejar a su padre!

Lachlan tenía los ojos enrojecidos y sentía como si le pincharan el corazón con una aguja. El dolor era diez mil veces peor que la herida de cuchillo en su riñón izquierdo.

"Nora, sé buena. Encontraré el modo de curarte. Cuando te mejores, te llevaré a casa y te haré alitas de pollo fritas, ¿vale?".

Lachlan le cogió la manita y ahogó las lágrimas mientras hablaba.

"Estás mintiendo. Sé que no puedo curarme. Ahórrate el dinero. Cuando yo muera, tú seguirás viviendo".

"Papá, por favor, no gastes más dinero en mí...".

Mientras hablaba, la pequeña se esforzó por levantar la cabecita y se quitó del cuello un colgante de jade con forma de dragón.

"Este colgante de jade no me sirve para nada. Dejo que te lo pongas y que te bendiga".

Este colgante de jade era una reliquia dejada por el padre de Lachlan. Se decía que era una reliquia transmitida de generación en generación en la familia Willis y que tenía la capacidad de alejar enfermedades y evitar desgracias.

Después de que Nora cayera enferma, Lachlan le puso el colgante de jade a la pequeña, con la esperanza de bendecirla.

Pero ahora parecía que todos sus esfuerzos por evitar enfermedades y desgracias no eran más que ilusiones. Al oír estas palabras, Lachlan sintió que le cortaban el corazón con un cuchillo.

Se aferró con fuerza al colgante de jade que aún conservaba el calor de Nora, mientras las lágrimas le corrían por la cara sin control. Nora sólo tenía cinco años, pero era muy madura para su edad. Cuanto más responsable se volvía, más se desgarraba la fibra sensible de Lachlan.

Sentía como si tuviera un nudo en el pecho que no podía expulsar, ¡lo estaba volviendo loco! Su hija siguió a su inútil padre y nunca llegó a disfrutar de las alegrías de este mundo, ¿iba a dejarlas? ¡No! De ninguna manera. Aunque tuviera que arriesgar su vida y su reputación, se aseguraría de que su hija siguiera viviendo.

"Sr. Willis, ha agotado el pago de la última vez. ¿Va a continuar con el tratamiento? Si utilizamos medicación especial para la enfermedad de su hija, tal vez pueda aguantar unos días más. Puede que incluso encontremos un donante de médula ósea compatible en los próximos días", preguntó Jason Saunders a Lachlan sin expresión alguna.

"¡Tratadla! Por supuesto, trátala". Lachlan se agarró al brazo de Jason y le suplicó desesperadamente: "¡Dr. Saunders, por favor, siga tratando a mi hija con medicación especial! Se lo ruego - ¡Nora no puede morir!"

"Primero paga antes del tratamiento", respondió Jason con indiferencia.

"¡Bien, entonces iré a reunir el dinero ahora mismo!".

"¡Dr. Saunders, por favor deme la medicina para mi hija!" suplicó Lachlan desesperadamente.

"¡Por favor! Se lo ruego!", continuó, saliendo corriendo de la habitación del hospital como un loco.

Detrás de él, Jason y varias enfermeras susurraban y suspiraban compadecidos.

"¿Cómo íbamos a darle antes la medicina? Oh..."

"He oído que ese tipo acaba de vender uno de sus riñones para pagar el tratamiento de su hija".

"Pobre padre... pero sin dinero, todo es inútil".

En ese momento, Lachlan salió corriendo del hospital como un loco, pero se detuvo en la entrada.

¡Dinero! ¡Dinero! ¡Dinero!

Ahora, el dinero era la única esperanza de Nora para sobrevivir.

Pero, ¿de dónde podía sacarlo?

Se dio cuenta de que ya había pedido prestado todo lo que podía para conseguir fondos rápidamente antes. Sin más opciones, Lachlan marcó un número en su teléfono.

En ese momento, lo único que podía hacer era intentar suplicarle, aunque eso significara sacrificar su orgullo y su dignidad.

Pero comparada con la vida de Nora, ¿qué importaba su dignidad?

"¿Quién es?"

Al otro lado del teléfono contestó una voz dulce y sensual.

"Soy yo, Lachlan".

"¿Eres tú? ¿Por qué me llamas? Llevamos divorciados mucho tiempo". El tono coqueto de antes desapareció en cuanto Claudia oyó que era Lachlan.

Claudia Carter no sólo era la ex mujer de Lachlan, sino también la madre biológica de Nora. Cuando iban juntos a la universidad, Lachlan tenía cierto éxito con su pequeña empresa y ganaba unos cientos de miles de dólares al año. Claudia era la belleza de su departamento y aprovechó su atractivo para seducirle en una reunión de clase. Acabaron casándose.

Las cosas fueron bien al principio; Claudia incluso dio a luz a su hija Nora. Sin embargo, todo cambió cuando a Nora le diagnosticaron leucemia.

Para pagar el tratamiento de Nora, Lachlan se gastó todos sus ahorros e incluso hipotecó su negocio antes de venderlo por completo. Pasó de la clase media a la bancarrota de la noche a la mañana.

Claudia reveló su verdadera cara después de aquello: se volvió fría y materialista con su marido, que había pasado por momentos difíciles debido a la enfermedad de su hija. Se opuso repetidamente a sus intentos de gastar dinero en el tratamiento de la enfermedad de su hija.

Además, empezó a comportarse de forma inadecuada fuera de casa e, incluso antes de divorciarse, se relacionó con un rico de segunda generación, trazando su propio camino. Finalmente, hace un mes, inició el divorcio y echó sin contemplaciones a Lachlan y a su hija.

Como madre biológica, hacía un mes que ni siquiera venía a ver a su hija, ¡como si hubiera escapado de la peste! Si no fuera porque las circunstancias le obligaban, Lachlan nunca se habría puesto en contacto con ella.

"Claudia, ¿puedes... prestarme algo de dinero?" preguntó Lachlan con dificultad.

"Hah... ¿me estás pidiendo dinero? Eres realmente otra cosa. ¿Cómo has acabado así? Debí de estar ciega para casarme contigo en primer lugar. Menos mal que me desperté temprano", se burló Claudia.

"Lárgate de aquí. ¿Quién te crees que eres?"

Al oír esto, el corazón de Lachlan se hundió. "¡Nora está a punto de morir!"

"¡Si no podemos pagar los gastos médicos, Nora morirá!"

"¡Claudia, por favor, préstame 20 mil dólares a cuenta de nuestra hija! ¿No? Entonces, ¿qué tal 10 mil?"

"¡Definitivamente te lo devolveré! Definitivamente!" dijo Lachlan con urgencia y temiendo que Claudia pudiera colgarle.

Hubo silencio al otro lado del teléfono durante unos segundos después de que terminara de hablar.

"Lo siento, pero ahora vivo bien con mi actual marido. La leucemia no se cura, es un pozo sin fin. Olvídalo..." La línea se cortó antes de que pudiera decir nada más.

El frío sonido del tono de ocupado hizo que el corazón de Lachlan se congelara. "Claudia, ¡tienes un corazón tan cruel!", pensó para sí. "Nora es nuestra propia hija, ¿cómo puedes ignorarla así?".

No podía soportarlo.

Odiaba todo lo relacionado con esta situación: odiaba la injusticia de la vida, odiaba a Claudia por ser tan despiadada y, sobre todo, odiaba su propia impotencia.

Cuando pensó en su pequeña yaciendo allí de dolor y llamándole con cada gramo de fuerza que le quedaba, los ojos de Lachlan pasaron de la desesperación a la determinación, incluso a la locura.

"¡No!", gritó para sus adentros. "¡Papá no te dejará morir, Nora! Aunque al final tengas que dejar este mundo, mi querida niña... Papi estará a tu lado".

Lachlan sabía que era impotente para cambiar lo que estaba ocurriendo, pero al menos podía hacer algo -lo que fuera- por su hija. Si ella tenía que ir, irían juntos.

"Niña", susurró suavemente mientras las lágrimas corrían por su rostro. "Papá se encargará de todo ahora".

Con esa resolución final en mente, Lachlan cerró la puerta de un portazo y salió al aire de la noche, decidido a no dejar que Nora muriera sola en aquella habitación de hospital estéril.

Con un pesado sonido sordo, el cuerpo de Lachlan salió volando.

Tras aterrizar, un impactante charco de sangre se extendió bajo el cuerpo de Lachlan.

En su mano, todavía agarraba con fuerza el colgante de jade con forma de dragón.

Parecía que aquello que su hija llevaba desde hacía varios años era su tesoro más preciado.

Sin embargo, cuando las manchas de sangre tocaron el colgante de jade en forma de dragón en su mano, fueron misteriosamente absorbidas.

"¡Ga!"

En ese momento, un Bentley Mulsanne se detuvo y dos personas bajaron apresuradamente del coche.

Un hombre y una mujer.

El hombre parecía un guardaespaldas o un conductor, mientras que la elegante belleza parecía ser la dueña.

Estaba en la flor de la vida, con unos rasgos faciales delicados y hermosos, y una figura esbelta y grácil que superaba a las de las llamadas celebridades femeninas.

Llevaba un atuendo profesional OL, su temperamento era frío y capaz.

"¿Estafando por una compensación?" El conductor miró a Lachlan tendido en un charco de sangre y dijo con rostro sombrío.

"¿Arriesgando su vida para estafarnos?".

La despampanante belleza frunció las cejas y ordenó en tono frío: "Independientemente de la situación, llame rápidamente a una ambulancia".

En ese momento, Lachlan, que estaba en coma, sólo sintió una vaga voz que sonaba en su mente.

"¡Basura! ¿Cómo pude tener un descendiente tan basura?"

"¡Si pierdes un riñón humano, te daré uno de dragón!"