Librería
Español

Mi Jefe Pervertido

42.0K · En curso
Autora Betânia Vicente
34
Capítulos
8.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Desde el momento en que entré en su oficina supe que me había enamorado de mi nuevo jefe. Su nombre es Giovanni De Santis, el hombre más sexy e hijo de puta que me hizo tener deseos prohibidos por él. ¿A la vez que lo quería, lo quería matar y luego dicen que estoy enamorada? ¿Soy el mismo o todo es producto de mi imaginación? ¡Tan pronto como la vi por primera vez supe que estaba jodido! Me sorprendió saber que iba a ser mi nueva secretaria. ¡ Ella es tan hermosa, caliente y tan maravillosa que siempre me puso duro y quería hacer cosas inapropiadas en mi compañía! Su nombre es Julia Méndez ella será mía y te lo garantizo. ¿Y voy a demostrarle que somos perfectos el uno para el otro o no? Ven a enamorarte de la historia de esta pareja, ¡no te arrepentirás!

Multi-MillonarioBDSMAmor a primera vista CastigoHistoria PicanteJefeDominantePosesivoEmpresarioSecretaria

Capitulo 1

Julia

— ¡Amigo, necesitas tener sexo! — escucho decir a mi mejor amiga Helena.

— ¡Y tienes que dejar de querer encontrarme un hombre! gruño.

— ¡Más amigo que realmente necesitas! Ella se encoge de hombros y pone los ojos en blanco.

- ¡Ya tengo novio! - le recuerdo a ella ya ella le toca poner los ojos en blanco y sonreír.

"¡Hasta ahora te has vuelto completamente loco!" - Habla con ironía.

- ¿Estoy loco? - la cuestiono y solo la veo asintiendo con la cabeza.

- ¡Sí definitivamente! ¿Desde cuándo un consolador reemplaza a una polla? ' Ella comienza a cuestionarme.

— ¡Mi amigo, me ayuda tanto! - respondo recordando la primera vez que lo compré por internet.

— ¡Julia, claro que te ayuda! Ella asiente y yo respondo:

— ¡Ya ves, hasta tú estás de acuerdo en que él me ayuda mucho!

"¡Ese no es el punto!" Ella resopla y la miro con curiosidad mientras comemos nuestras pizzas rociadas con Coca-Cola.

— ¡Helena fue lo mejor que he hecho! - respondo en voz baja recordando que pronto lo volvería a usar.

— Amigo, por un lado, él era tal como le dije, no va a reemplazar un pene y lo digo por experiencia.

—¡Helena me ahorra los detalles de su vida íntima! Murmuro con un poco de envidia y eso nunca se lo diría.

— Solo quiero demostrarte que un dildo, por muy caliente que esté, no es una polla que cuando está dentro de ti... —Empieza.

- ¡Lo tengo! - interrumpo.

"Entonces, ¿cuándo vas a salir a buscar a un hombre con una polla realmente grande?" ella pregunta con curiosidad.

“ ¡ Estoy bien! ' Gimo de nuevo.

- ¡Usted no esta bien! ¡Está demasiado estresada y un vibrador no es suficiente! -Dice con mucha convicción.

—Helena, ¡si estoy estresada es por el trabajo! ¿Entonces quieres que esté más estresada por culpa de un hombre? - cuestiono mirando fijamente.

— ¡Desde que empezaste a trabajar para ese verdugo de tu jefe, has estado bajo mucho estrés! - Ella comenta y tengo que estar de acuerdo con ella en algunos puntos.

— ¡Sí, él es una de las razones por las que no me relaciono! - Comento.

"¡Oh, por el amor de Dios, mujer!" - Se queja tomando más Coca-Cola.

"¡Por el amor de Dios, digo!" ¿Cómo voy a tener una relación con un hombre cuando yo misma he estado queriendo matarlo?- cuestiono enojada.

"¡En realidad, solo quieres estrangular a tu jefe!" - Declara sonriendo.

"¿Mencioné estrangular?" — Le hago bromas.

"¡Sin embargo!" ¿Y quién crees que me está engañando? - pregunta de repente y yo la miro y le respondo sin ningún remordimiento:

- ¡Por supuesto!

— ¡ Julia, seamos honestos! - Pregunta ahora mirándome seriamente.

- ¿Sobre qué? - pregunto sin entender nada.

"¿No estás enamorado de tu jefe?" - pregunta curiosa y siento que se me calienta la cara y ni modo le voy a decir a Helena como me mueve ese hombre y le respondo:

- ¡Ni un poco! — Respondo con tanta certeza que Helena me mira y dice frustrada.

— ¡Y me moría por saber si mi amiga quería vivir una historia de amor! Ella resopla y me echo a reír.

— ¡Helena, deja de leer estas novelas clichés! — La regañé y aún sin decirle a mi amiga que sí, me gustaba mucho mi jefe y que cuando me masturbaba era él al que me imaginaba follándome y no mi vibrador.

"¡Tierra a Julia!" — La escucho llamarme y sigo maldiciéndome mentalmente para dejar de pensar en él.

"¿ Qué pasó?" - pregunto sin entender porque me estaba llamando.

"Parecía que estabas soñando". - Ella comenta.

- ¡No estaba! — Cambio rápidamente de conversación y continúo: — ¿De qué hablábamos?

"¡Estábamos hablando de tu sexy jefe!" "Ella se burla de mí".

"¿Y desde cuándo crees que mi jefe está bueno?" - Pregunto con curiosidad.

"Ya que dijiste que era un hombre guapo, entonces supongo que es sexy, ¿verdad?" Ella se burla de mí y la miro.

"¡Solo si es para ti!" — Me quejo, sin rendirme y recordando cómo ese hombre, lo que estaba caliente, era mandón.

"Oh, vamos, ¿no me digas que todavía no has tenido fantasías eróticas con él?" -Me vuelve a molestar y trato de no enamorarme de ella.

- ¡No! - Me acuesto en la cara de verga más grande.

— ¡Ay, me estás engañando, me gusta! - Se burla y le muestro el dedo que se ríe.

—¡No estoy enamorado de mi jefe! ¡Él no es mi tipo! —comento.

- ¡Saber! — Helena se ríe y yo la miro y escucho sonar su celular y digo:

"¡Tu esposo ha llegado!" — Me burlé de ella sonriendo al saber que mi mejor amiga estaba felizmente casada con Adriano.

"¡Oh amigo, me tengo que ir!" dice ella con pesar.

— ¡Ata no viene con esa cara de arrepentimiento! ¡Que sé que cuando me vaya de aquí, voy a saltar en su regazo! -Hablo con ironía y la escucho reír.

— ¡Te amo, amiga, y por tu bien te digo que es hora de que tengas un novio que te haga ver las estrellas mientras te corres!

— Y ya te dije que el vibrador hace eso, ¡muy bien!

— ¡ Mira, te amo, amiga, es una pena que no me gusten las mujeres! - bromea guiñándome un ojo y yo me río y le respondo

- ¡Yo también te amo! ¡Pero eso no significa que quiera tener sexo contigo! — Me burlo de ella riéndose de mi cara.

- ¡Yo te amo! -Dice levantándose y dirigiéndose a la puerta de mi departamento y cuando abro la puerta nos encontramos cara a cara con su esposo.

— ¡ Hola Adriano! — Lo saludo cariñosamente y se acerca y me da un beso y me dice:

- ¡Qué hermoso! - dice abrazándome y yo vuelvo y lo miro y pregunto

"Estoy bien, ¿me haces un favor?" — Le pido que me mire con curiosidad.

"¿Qué ha hecho mi hermosa esposa ahora?" —pregunta con humor, sabiendo que Helena y yo teníamos una gran amistad y lo miro y le digo:

"¿Cuidar de tu esposa?" - le pregunto con toda fingida dulzura y él se ríe abrazándola.

"¿Qué quieres que haga qué?" - pregunta abrazando a Helena cariñosamente.

- ¡No lo sé! La mujer es tuya haz algo por ella para que deje de entrometerse en mi vida! Bufo y él se ríe de nuevo.

—¡Oh, déjalo, le daré una buena lección! - dice respondiendo con malicia y yo pongo los ojos en blanco y respondo:

"¡Ahórrate los detalles sórdidos!" ' Gimo de nuevo. Se ríen y me abrazan y cuando me estaban despidiendo Helena dice:

—¡Julia! - Ella habla.

- ¿Sí? - Contesto.

— ¡Estás invitado a hacer un trío con nosotros! - Me provoca con la cara de pija mas grande y le respondo:

— ¡Fuera, montón de pervertidos que ahora voy a salir! —Respondo despidiéndose de ellos que se ríen y escucho a Adriano preguntando si había un hombre allí y Helena simplemente responde que era mi vibrador y grito: — ¡Helena te voy a matar!

"¡Sé que no tienes las agallas!" - Ella grita y escucho el ruido del ascensor llegando y le grito en respuesta:

"¡No estás tan seguro!" — La amenazo y cierro la puerta de mi apartamento y pongo la pizza que sobró y me tomo un poco más de Coca-Cola y guardo la botella también y apago todo y me voy a mi cuarto y cuando llego me quito mi ropa y me acuesto en la cama mi cama con las piernas abiertas y tomo mi vibrador y empiezo a tocar mis senos muy lentamente imaginando que era mi jefe Giovanni ese italiano que debe ser muy bueno en la cama!

Me meto el vibrador en el coño y no tarda mucho y empiezo a gemir y gritar llamando a mi jefe y cuando termino de correrme me quedo ahí recordando como le mentí a mi amigo diciendo que no sentía nada por él . ¡Oh, cómo quiero hacer cosas pervertidas con este hombre, creo!