Librería
Español

Master Jack Passion

81.0K · Completado
Alexandra Steel
80
Capítulos
781
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Jack Kendall es un Amo y busca una mujer especial, una sumisa por excelencia. Cuando conoce a Vera Cornwell en una casa de subastas, enseguida se da cuenta de que la chica, aparentemente fuerte y decidida, esconde en realidad un deseo oculto, el de ser dominada. Así comienza el desafío, su encuentro desencadenará afinidades tan estrechas y excitantes que Vera aceptará ser educada según las reglas que Jack enumerará para ella. Pero su entendimiento será tan fuerte, tan especial, que sobrecogerá a ambos, catapultando por completo sus mundos, tan cercanos y tan alejados de una simple relación. Sin embargo, el amor es la única cadena que no puede romperse, la única bisagra que podrá dominarlos a ambos sin límites. Entonces, ¿dónde estará el amo? ¿Y dónde estará el esclavo?

románticasSEXOCastigoHistoria PicantemultimillonarioDominante

Prefacio

Se dice que la vida reserva matices inesperados, desconcertantes, a veces inaceptables; es nuestra elección captarlos, hacerlos nuestros, aceptarlos por lo que son, demostrando un valor que a menudo no nos pertenece.

Yo, como un alma que se teme a sí misma hasta el punto de ocultar cada perturbación que siente en su cuerpo, cuando no cumple las normas de una relación romántica normal, he aceptado estos matices.

Aquel personaje etéreo que solía soñar a mi lado, durante las escenas imaginarias vividas en soledad en mi antigua habitación, cuando aún era adolescente y me preocupaba complacer a alguien, me ha acompañado siempre en los años venideros.

Él se materializaba y, a cada orden que me daba, yo obedecía, siempre esperando esa ola que desde mi bajo vientre crecía, crecía, hasta que sentía el gozo, el placer tan esperado.

Entonces, acosada, escondía cada objeto, cada fetiche utilizado, porque al final me daba tanta vergüenza que me aplastaba.

Las cuerdas, la mordaza y los cinturones, eran la prueba de mi desviación, de mi diversidad, útiles sólo para hacer crecer un impulso que me hubiera gustado borrar, pero que en cambio alimentaba.

Una vez terminada la escena, volví a ser aquella niña sencilla y sensible, tan afable, educada, reservada, que coleccionaba elogios por la escuela, cumplidos por su aguda inteligencia y mucho afecto de sus padres.

Entonces, ¿qué me pasaba? ¿Por qué necesitaba hacer esas cosas, preparar esas escenas? Tal vez era el placer el que me llamaba, o tal vez era la necesidad de sentirme mal, de transgredir las muchas normas que se me imponían y, por tanto, de buscar el castigo a toda costa.

Ahora me he dado cuenta y quiero contároslo: me llamo Vera Cornwell y ésta es mi historia.