Librería
Español

Buscando para tener Heredero

64.0K · Completado
ImKelly
45
Capítulos
2.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Tras la muerte de su padre, Felix, el mayor de los hermanos, necesita empezar a cumplir con sus obligaciones en la empresa familiar, pero para hacerse cargo de su puesto necesita un heredero, pero el problema es que el joven no tiene ganas de formar una familia y mucho menos ser fiel a una sola mujer. Elena Castro, una joven recién graduada, considera que "tener hijos" es su mayor sueño, pero el amor la ha herido miles de veces y la esperanza de encontrar a alguien que la ame ya no existe.

SEXOrománticasDulceRománticoUna noche de pasiónDramaCrushAdolescentesChica BuenaCeloso

Capítulo 1

Elena Castro

Empecé la escuela de arquitectura hace cinco años y, sinceramente, fueron los años más largos de toda mi vida. Desde pequeño me apasionó el dibujo, era mi salida, además de ver programas, como hermanos , mi pasión por las casas llegó con el tiempo.

Cuando decidí que mi sueño era ser arquitecto, comencé a estudiar horriblemente durante la secundaria para ingresar a una de las mejores universidades de Nueva York, cuando lo logré me volví adicto a los libros y cuadernos, las fiestas eran solo los fines de semana.

La sensación de libertad se apodera de mí mientras tiro mi sombrero al aire, mis ojos recorren la habitación y se detienen en mi mejor amiga Sabrina, sonrío lo más amplia posible y noto que ella responde con un pequeño guiño.

Sabrina Granham fue definitivamente una de las mejores personas que he conocido en toda mi vida.

Somos opuestos y quizás esto es lo que nos hizo más cercanos que nunca, nos hicimos vecinos en un edificio no lujoso y comenzamos a trabajar juntos en una cafetería, de hecho no podíamos quedarnos en el ala de nuestros padres para siempre.

Evelyn Leblanc comenzó a saludar a los egresados, era una de las mujeres más admirables de la industria y sin duda una de las mejores arquitectas del mundo. Aunque todos sabían que estaba pasando por un momento difícil, la sonrisa nunca abandonó su rostro.

Evelyn se acerca. - Felicitaciones por tu diploma niña bonita, recuerdo haber visto tu foto en la lista de estudiantes destacados varias veces. - Ella me abraza y yo le devuelvo el abrazo.

- Gracias señora Leblanc, puede estar segura de que trabajé duro para lograrlo. - Respondo y ella sonríe pero luego camina hacia los demás graduados.

Según Jade, mi hermana obsesionada con cada paso que da esta familia y responsable de marketing de la empresa Leblanc Arquitectura, Evelyn fue la segunda esposa de Nathaniel y madre de dos de sus hijos.

A Jade le resultó fácil describir a los miembros de la familia; rica, guapa, exigente y ardiente.

Sabrina corre hacia mí aplaudiendo, me cubro la cara de vergüenza. - Por la forma en que Evy me abrazó, estoy seguro de que sería un gran empleado en la empresa. - Cuando dije que somos opuestos, a eso me refería.

- Estoy seguro que tendré que luchar mucho para respirar cerca de ese lugar. - Sabrina pone los ojos en blanco ante mi pesimismo.

- ¡Para! Trabajaremos juntos y nuestras oficinas serán como nuestros apartamentos, uno al lado del otro. - Aparece mi sonrisa y ella me abraza.

- ¿Por qué diablos la llamas Evy? - Arrugo la frente.

- Algunos profesores la llaman así. - Explica y me río. ¿Por qué la gente insiste en babear por estas personas?

Caminamos juntos hacia mis padres y veo a mi madre secarse las lagrimitas con un trozo de tela azul.

- Hija mía, estabas tan hermosa. - Afirma mamá con una sonrisa en el rostro.

- No puedo creer que mi pequeño haya crecido. - Jade interrumpe y casi tira a mi padre al suelo mientras corre para envolverme en sus delgados brazos.

- Nos separan apenas unos años e insistes en llamarme así. - Me quejo y ella me aprieta aún más.

La fiesta de graduación iba a ser en una de las mansiones de Leblanc y todas las chicas estaban enloquecidas luego de escuchar a Evelyn decir que sus hijos estarían presentes.

Los padres de Sabrina vivían en Canadá, por lo que mi familia prácticamente la adoptó y por eso en este mismo momento se encuentra cantando una canción de Rihanna con mi madre.

- ¡Dios mio! Qué lugar tan surrealista. - escucho la voz de Jade, acabábamos de detenernos frente a una mansión simplemente gigantesca.

Si por fuera se veía genial, por dentro era simplemente sensacional, cada parte estaba sumamente detallada y bien hecha, mi pasión por las casas crecía cada vez más.

- Tengo miedo de toparme con alguno de ellos y no saber cómo actuar. - me susurró Sabrina al oído.

- Entonces reza para no chocarte con él. - Mi tono es seco y veo los labios de Jade formar una sonrisa.

El lugar daba miedo, mentalmente agradecí a mis padres por no venir, fácilmente podría confundirlo con un burdel.

Pocos parecían menores de edad, claro que estaban los egresados, pero cualquiera podía entrar con una invitación específica.

- Necesito tomar una copa. - Sabrina salta sobre mí y me río de su emoción.

- Oh, yo también. - Luego me lleva a la barra, mis ojos se dirigen a los camareros y automáticamente me quedo boquiabierto.

- Nuestro. - murmura Sabrina mientras mira sus ojos azules. -Michael, ¿verdad? - Su tono era seductor, lo que me dio ganas de reír.

- Así es, eso es lo que dice aquí. - Responde sonriendo y señalando su placa.

- Pídeme algo, necesito correr al baño. - En realidad quería dejarla en paz, no tenía ganas de mirarla.

Subo al segundo piso, estaba obsesionado con ver el resto de la mansión y no tenía idea de dónde estaba el baño, uso mi intuición para abrir una de las puertas.

Me quedo atónita al ver la oficina más hermosa que he visto en toda mi vida, los tonos blanco y negro me impresionaron, todo era tan hermoso.

Mis ojos se dirigen a la mesa, probablemente alguien vivía allí ya que estaba llena de papeles al azar, pero uno en específico me llamó la atención.

Había un sello gigante como el del diploma universitario, podría haber sido de un graduado, después de todo las personas están tan distraídas que podrían olvidarlo fácilmente en cualquier lugar.

Mi mente se debatía entre abrir esa carta o dejarla sobre la mesa, pero algo me dijo qué era lo correcto.

Luego tomo ese sobre en mis manos, la carta parecía nueva, ya que la hoja era sumamente blanca.

"Mi querido primogénito,

Sé que estás pasando por un momento difícil y me extrañas, eso espero. Pero quería pedirte un último favor.

Cuando hablábamos de matrimonio siempre decías que nunca te casarías por amor y es hora de hacer realidad esa idea.

Se supone que ahora diriges la empresa, pero recordé, en esa cama de hospital, un trato que mi padre hizo con tu bisabuelo.

Sólo te dejarán ocuparte del negocio si tienes un anillo en el dedo y un heredero en la espalda.

Te pido que encuentres una esposa digna del nombre Leblanc, lo más rápido posible, te daré meses después de mi funeral para lograr lo que te pedí en esta carta.

Le advertí a Evelyn que si no tienes éxito podrías vender la empresa, piénsalo.

Te amo querida, gracias por enseñarme todo sobre la paternidad y prepararme para tus hermanos. Quiero que transmitas todo lo que te enseñé a mis futuros nietos.

Una petición más (prometo que será la última) ponle a tus hijos el nombre de tus abuelos maternos, en honor a tu difunta madre. Camila y Henry son nombres hermosos.