Librería
Español

Best Master the Pupil

36.0K · Completado
Alexandra Steel
44
Capítulos
434
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Anna Poletti, una estudiante universitaria que intenta pagar la matrícula trabajando a escondidas en un sex shop, se queda atónita ante su nuevo profesor de literatura, que ha llegado repentinamente hace unos meses. Está tan fascinada y embelesada por el hombre que no se da cuenta del extraño comportamiento que asume durante las clases. Pero Stefano Manieri no es sólo un profesor, pues tras ese control y ese comportamiento a veces despótico y arrogante se esconde una personalidad profunda y perversa. El encuentro entre ambos no tiene el mejor de los comienzos, hasta que Anna lo ve cruzar el umbral del sex shop donde trabaja con el rostro oculto tras una máscara. Así descubre que Stefano Manieri es uno de los maestros del Club de los Cinco, un círculo restringido muy especial donde el bondage se lleva al extremo. Será el comienzo de una relación que marcará, para siempre, la vida de ambos y les llevará a creer que, por amor, todo se puede y se debe aceptar.

RománticoSEXOCastigoHistoria PicanteSecretosMulti-MillonarioDominante

Prologo

La mujer está arrodillada a los pies de la cama.

Pequeñas gotas de sudor hacen brillar su hermosa piel, es una criatura preciosa aunque demasiado altiva para su gusto.

Tiene las muñecas esposadas a la espalda y le mira con unos hermosos ojos verde esmeralda, tan llenos de lujuria y febriles que le hacen resistirse unos instantes más antes de actuar, aunque un gemido ronco y ahogado abre esos labios carnosos.

Él se acerca, apoyando lentamente su maravillosa erección en la espalda de ella, pero luego la levanta por la fuerza, tirándola sobre la cama boca abajo.

Se hunde lentamente entre sus nalgas firmes y perfectas, abriéndolas con las manos, sintiendo una inesperada e inmediata sensación de calor: ella está completamente abierta a la penetración.

La mujer gime, gime fuerte, jadeando logra sacar la voz

"¡Oh, Señor mío... esto es tan... tan enorme!".

Debería haberla amordazado, odia oír comentarios sobre su sexo; de hecho, se siente irritado y se hunde brutalmente cada vez más en ella con violentos empujones, para romperle la respiración y dominarla como sólo él sabe.

Siente que la furia va en aumento, toma su larga cabellera entre sus manos para aumentar su excitación y ella grita, gritos de placer, pero esto es sólo el principio y todavía está demasiado callada para su gusto.

El Amo levanta una mano y comienza a golpear violentamente esas firmes y maravillosas nalgas, los ojos de la mujer se abren de par en par mientras grita de dolor.

Así está mejor.

Mucho, mucho mejor.

Sintiéndose ahora rígida, intenta esquivar aquellos vigorosos azotes, indecisa entre cesar la sesión o seguirle el juego, pero los violentos golpes acompañan el ritmo de la penetración, que poco a poco se hace más y más implacable.

"Por favor... ¡para, mi Señor, para! Me haces daño", solloza con lágrimas en los ojos.

Pero el Amo pone sus labios a lo largo de su espalda, que se estremece y tiembla al mismo tiempo, y luego con su lengua saborea su piel, sintiendo su miedo.

Así está mejor.

La siente temblar mientras acaricia ese maravilloso culo que hasta hacía unos instantes había sido vapuleado, y de repente ella se calma, concentrándose sólo en el placer que le está proporcionando esa enorme polla.

De nuevo el Amo comienza a empujar violentamente, cada vez más fuerte y ella aprieta los párpados intentando resistirse, pero su voz vuelve a salir sin previo aviso

"¡Para! Me haces tanto daño mi Señor... ¡tanto!" el Amo se detiene, saca su verga de ese maravilloso culo, luego afloja el agarre de su pelo y esa misma mano que la había golpeado justo antes, se vuelve suave y cariñosa.

"¿Tienes miedo?", le susurra al oído con voz persuasiva.

"Sí, milord", responde la mujer con voz quebrada, es cierto que ya la ha asustado bastante, ahora tiene que halagarla, complacerla.

Vuelve a posar sus labios sobre esa magnífica espalda, ahora empapada en sudor, devorándola con pequeños besos sensuales acompañados de ligeros mordiscos.

La libera de las esposas y le da la vuelta con elegancia, sus firmes pechos parecen dos copas de champán tan perfectas, besa esa aureola rosada y delicada mientras con una mano le aprieta las muñecas llevándole los brazos por encima de la cabeza.

La ata de nuevo uniendo sus muñecas con la cuerda de seda que cuelga de la cabecera de la cama, puesta allí especialmente para ella; luego, le abre aún más las piernas y penetra en su vagina, ya empapada como un lago desbordado.

El ritmo de sus embestidas es lento y constante y sigue el placer creciente. Su miembro está turgente, casi a punto de estallar, mientras ella se tensa en la ola del inminente orgasmo, que se dispara en lo más profundo de sus entrañas.

"Sí... sí, mi Señor", suplica ella, inclinando la cabeza hacia atrás bajo la intensa plenitud.

"Más. Más!", jadea temblando cada vez más.

La faja de seda se estira entre las manos del Amo y, a medida que el placer aumenta desmesuradamente, se la pasa por el cuello envolviéndola y apretándola con fuerza y firmeza.

Los ojos de la mujer se abren de par en par, el olor a miedo parece impregnar toda la habitación, "Disfruta aún más, entrégate y no te resistas a mí" le ordena, apretando el pañuelo hasta casi quitarle el último aliento.

Y entonces un violentísimo orgasmo la toma de golpe, ese placer tiene otro sabor, es inmenso, impagable, maravilloso.

"Bravo... has estado maravillosa", exclama soltándose el pañuelo y empujando con todas sus fuerzas su enorme polla dentro de esa empapada y maravillosa cueva.

Finalmente el orgasmo se apodera de él, dobla la espalda y se inclina sobre ella adhiriéndose a su cuerpo, sus gemidos son profundos pero controlados, levanta la cabeza y fija sus iris en esas esmeraldas que le observan perdidas en el inmenso placer.

"Gracias mi Señor" jadea ella besándole en la boca.

Él se estremece y se aparta de ella, le desata las muñecas y luego le da una bofetada en la mejilla.

"¡Levántate!", le ordena, ella obedece y en un abrir y cerrar de ojos está frente a él.

Haría cualquier cosa por complacerle, el hombre se ha metido en su piel, en su sangre y en sus entrañas, está tan poseída que se siente completamente en trance cada minuto de su día.

"Arrodíllate".

Su voz es tranquila, persuasiva, casi dulce.

"Sí, amo".