Librería
Español

Bajo mi protección

61.0K · Completado
jeni_head
35
Capítulos
18.0K
Leídos
9.0
Calificaciones

Sinopsis

Se vio obligada a casarse con un hombre al que nunca había visto, pero realmente cree que podría ser su oportunidad de tener una vida feliz y olvidar el infierno que ha vivido en los últimos diez años que ha vivido bajo la tutela de sus tíos. Simplemente no sabía que le estaban entregando a una bestia, el millonario que vivía en las montañas escondiendo su rostro deformado de todos. Necesita un heredero y sabía que nadie se enamoraría de alguien como él, un monstruo por dentro y por fuera, pero está dispuesto a pagarle a una mujer para que se case y tenga su hijo. Simplemente no esperaba que le enviaran una niña inocente, hermosa y tan dulce que sería capaz de despertar su corazón.

Matimonio por ContratoComediaMatrimonioProhibidoSecretos18+RománticoEmbarazada

Capítulo 1. Una niña muy “afortunada”

Natalina

Ya estaba listo, mientras esperaba a mi tío Charles hablando con su abogado, mire a mi primo jugando afuera de la casa, Louis corrió gritando y riendo con amigos que no conocía, hacía mucho tiempo que no los veía, mi papá se había peleado con el tío Charles y aunque era hermano de mamá nunca nos volvimos a ver.

Allí se lo entregaron al tío Charles, para que fuera mi tutor hasta que cumpliera los veintiún años. Y todo porque mis padres habían muerto en un accidente de navegación. Era difícil de creer que se habían ido para siempre, hace una semana se habían ido de vacaciones a Europa para celebrar su aniversario de bodas y yo me quedé con mi niñera.

Pensaron que todavía no entendía lo que estaba pasando allí, por qué me llevaron a la casa de mi tío, pero había escuchado las conversaciones, un niño de nueve años escucha mucho, de eso estoy seguro.

— Natalina querida, tienes que comer un poco. — llegó mi niñera insistiendo por décima vez que yo comiera, pero yo odiaba el pescado y lo único que almorzaba eran mariscos.

— ¿Por qué mis padres tuvieron que morir, Jenny?

— Ay querida, lamento mucho lo que les pasó a tus padres. Pero fue un accidente y los accidentes pasan, le puede pasar a cualquiera. — Traté de consolarme, pero no pudo.

— Pero no le pasó a nadie, me pasó a mí.

— Sigues siendo una niña muy afortunada, tu tío Charles cuidará de ti ahora, hasta que puedas ocuparte de las empresas de tu padre. — Quise gritar, decir que no quería a mi tío, quería a mis padres, pero en cambio bajé la cabeza en señal de conformidad con ella.

No tenía muchos recuerdos del tío Charles, o por qué su hijo no llamaba mamá a la tía Magie, pero ahora tendríamos que aprender a vivir juntos ya que estaría atrapada allí.

— Cariño, ¿por qué no vas a jugar con tu primo? —Levanté la cabeza y la miré de nuevo. — Quizá aprendas a disfrutar aquí.

Lo dudaba mucho, pero para ser una buena chica como ella me había repetido varias veces, me levanté y salí al césped. Estaban disparando una pelota de fútbol, que aterrizó justo al lado de donde yo estaba parado.

— ¡Lanza la bola del mocoso! — gritó sonriendo uno de los chicos que estaba con mi primo.

— ¿Puedo jugar contigo? — Pregunté avergonzada cuando me dieron la pelota, lo estaba intentando como dijo Jenny, todo comienza con un primer paso.

— ¡No! ¡Porque eres una chica y las chicas son aburridas y débiles! — fue mi primo quien gritó mientras su amigo corría hacia donde yo estaba.

— ¡Ve a jugar con muñecas, idiota! — Me arrancó la pelota de las manos con fuerza y casi me salgo para golpearlo.

Los demás empezaron a reírse y en ese mismo instante corrí a los brazos de Jenny, escondiéndome en el único lugar que aún me era familiar.

Pero eso fue solo el comienzo de mi infierno personal, el comienzo de mi tormento.

***

Alan

Estaba terminando de arreglarme la pajarita cuando Cris apareció detrás de mí en el reflejo del espejo.

— ¿Seguro que quieres hacer esto? Todavía puedo ayudarte a escapar, hombre, de verdad, tengo un auto en la parte de atrás esperando tu orden y te sacaremos de aquí.

Aparté a mi mejor amigo riéndome de su insistencia en hacerme renunciar a la boda.

— Emily es la mejor chica que pude conocer, hermosa, rica, ardiente, viene de una buena familia como la mía. ¿Qué más podría desear?

— No sé hombre, ¿quién sabe esperar otros diez años? Sólo tienes veinticinco años, ¡tienes toda la vida por delante!

— Una vida que quiero compartir con la mujer más perfecta que he conocido. —Puso los ojos en blanco alejándose y no pude evitar reírme de la estúpida expresión en su rostro. — Un día entenderás a Cris, te lo aseguro.

Hizo la señal de la cruz, alejándose en busca de los anillos, que estaban sobre el tocador.

— Te aseguro que eso no pasará. Pero no te voy a insistir en que huyas de esta locura mientras estés a tiempo, que como eres demasiado dulce para mi gusto terminarás diciendo más tonterías románticas.

Me volteé hacia la ventana mirando a la gente en el jardín, todo allí había sido elección de mi futura esposa, ella no me pidió mi opinión sobre nada, pero yo creo que todas las mujeres son así, al fin y al cabo es su día.

¡Nunca pensé que podría ser tan feliz, no hasta este día, hasta el momento en que le puse el anillo en el dedo y le declaré al mundo que era mía!

— Vamos, es hora. — fue la voz de mi padre la que invadió la habitación sacándome del trance. — ¿Sigues seguro de ese hijo? Estoy seguro de que aún te esperaría de aquí dentro de un año más o menos.

— ¿Incluso tu papá? — Pregunté revisando mi apariencia una última vez en el espejo. — Estoy más que seguro, es la mujer que amo y no quiero perder un día más sin tenerla como mi esposa.

Simplemente no tenía idea de que estaba cometiendo el mayor error de mi vida ese día.

***